Atractivo viaje de estudio a Chillán realizaron “mechones” de Periodismo

Atractivo viaje de estudio a Chillán realizaron “mechones” de Periodismo

Por Pablo Ortiz Durán, estudiante de primer año de Periodismo

Una gira de estudio a la ciudad de Chillán marcó la semana del 12 de abril, para gran parte de los estudiantes que cursan primer año de periodismo en la Universidad de Concepción. El eje de la visita estuvo en las dependencias de la Empresa Periodística La Discusión S.A., complejo cuya propiedad corresponde a la casa de estudios penquista desde 1976, cuando Alfonso Lagos Villar, dueño del diario desde 1936 lo dona a la institución de educación superior.

La visita comenzó aproximadamente a las 11 de la mañana, momento en el que tanto los estudiantes como los docentes Carlos Oliva y Andrea Fuica fueron recibidos por José Perotti, supervisor de distribución y promociones del tradicional periódico chillanejo.

El recibimiento comenzó con una charla, en la que se mencionaron los orígenes del periódico en 1870 –siendo el segundo más antiguo de Chile después de El Mercurio de Valparaíso-, así como las reestructuraciones que sufrió tras el terremoto que afectó la zona en 1939 –que tuvieron su punto cúlmine con el cambio de domicilio de sus instalaciones-. Es aquí el lugar donde sucederían los comienzos de la radioemisora del mismo nombre, que actualmente funciona en el 94.1 de la Frecuencia Modulada y CC-134 en la Amplitud Modulada.

Posteriormente, los estudiantes conocieron los talleres de impresión ubicados en el mismo edificio –donde también se imprime el diario La Tribuna de Los Ángeles, y finalmente visitaron el estudio de radio, en el que algunos alumnos tuvieron la posibilidad de conversar con Karen Pacheco, la voz a cargo de la conducción del matinal de la estación radial.

Asimismo, hubo tiempo para la recreación, puesto que a eso del mediodía los jóvenes recorrieron el emblemático Mercado de Chillán y posteriormente almorzaron en el campus Chillán de la Universidad de Concepción, para finalmente volver a Concepción, cuando los relojes indicaban las tres de la tarde.

Fotografía: Luissette Miranda, estudiante de primer año de Periodismo.